Título en España: Oliver Twist
Título original: Oliver Twist
Año: 1948
Duración: 111 min. B/N
País: Reino Unido
Director: David Lean
Guión: David Lean y Stanley Haynes basado en la novela homónima de Charles Dickens
Fotografía: Guy Green
Música: Arnold Bax
Vestuario: Margaret Furse
Montaje: Jack Harris
Intérpretes: John Howard Davies, Robert Newton, Alec Guinnes, Kay Walsh, Francis L. Sullivan, Henry Stephenson, Mary Clare, Anthony Newley, Josephine Stuart
Sinopsis: Inglaterra, siglo XIX. Una mujer moribunda y embarazada llega a un orfanato donde, después de dar a luz, muere. Al recién nacido lo bautizan como Oliver Twist y vive sus primeros años en el orfanato hasta que el desaprensivo director de la institución decide venderlo a un empresario como aprendiz de su taller. Cansado de los malos tratos que recibe, Oliver huye a Londres donde acaba uniéndose a un grupo de pequeños raterosque viven bajo la férula de un viejo tiránico.

IMDBFilmaffinity.

La película Oliver Twist (1948), de David Lean, es una adaptación de la obra de uno de los maestros de la novela moderna, Charles Dickens. La historia de Oliver Twist se centra en un niño huérfano, castigado, manipulado, vendido, perseguido y azotado en un mundo de ladrones y canallas. El drama de los hospicios para niños abandonados y la educación dedicada a la formación de delincuentes por parte de un maestro de carteristas.


(El siguiente texto ha sido extraído de http://www.decine21.com/Peliculas/Oliver-Twist–1948-521)

Estamos ante la historia de un chaval llamado Oliver, cuya madre murió cuando él nació. Ingresado en un orfanato londinense, el chico escapará de ahí, se criará en la calle, y acabará formando parte de una banda de pilletes a cuyo frente se encuentra el avaro judío Fagin. En uno de los robos, Oliver es atrapado, pero tiene la buena fortuna de que un hombre de buena posición le adopte. Sin embargo, Fagin no está dispuesto a dejar marchar al chico así como así.

David Lean atrapó a la perfección la atmósfera dickensiana, con una fotografía en blanco y negro que encaja muy bien en la historia narrada, y que recuerda a los grabados de Gustavo Doré. La pobreza y la miseria presentes en el Londres del siglo XIX se presentan con realismo, desechando cualquier intento de “embellecerlos” y ocultarlos. Ya antes había probado que Dickens no se le resistía, pues adaptó en Cadenas rotas la novela Grandes esperanzas. Para hacer este trabajo no dudó en seguir lo que consideraba básico en la adaptación de una obra preexistente: “Elige lo que quieras hacer de una novela y hazlo; si es necesario, elimina personajes”. Incluso Lean es capaz de inventar escenas no presentes en la obra original, como la del nacimiento de Oliver, al que acompaña la muerte de su madre, un arranque muy visual, donde se hacen innecesarias las palabras.

Las interpretaciones que vemos en la pantalla son magistrales. Destaca el trío de delincuentes, encarnado por Robert Newton, Alec Guinness y Kay Walsh. El maquillaje que transforma a los actores es especialmente notable en el caso de Guinness. Tan villano era su personaje, que como contó Lean “fui acusado de antisemita. Nunca he sido antisemita. Sólo hice un villano judío”. La sangre llegó al río de tal forma que en Estados Unidos se cortaron veinte minutos en los que Fagin tenía el protagonismo.

Hay actores infantiles, que cuando les toca crecer, su carrera cinematográfica se acaba. No es el caso de John Howard Davies (1939), que dio vida a Oliver Twist. Hijo del guionista Jack Davies (su guión más conocido es el de Aquellos chalados en sus locos cacharros, de 1965), como actor su filmografía se reduce a 4 títulos, el más popular el dirigido por Lean. Pero como productor y director televisivo ha impulsado múltiples shows humorísticos para Monty Python, Benny Hill y Mr. Bean, además de la serie Fawlty Towers.