Título en España: Los 400 golpes
Título original: Les quatre cents coups
Año: 1959
Duración: 99 min. B/N
País: Francia
Director: François Truffaut
Guión: François Truffaut y Marcel Moussy
Fotografía: Henri Decaë
Música: Jean Constantin
Decorados: Bernard Evein
Montaje: Marie-Josèphe Yoyotte
Intérpretes: Jean-Pierre Léaud, Claire Maurier, Albert Rémy, Guy Decomble, Georges Flamant, Patrick Auffay, Daniel Couturier, François Nocher, Richrad Kanayan
Sinopsis: A sus doce años, Antoine Doinel se ve obligado no sólo a convivir con los problemas conyugales que sus padres no se atreven a afrontar, sino también a soportar las exigencias de un severo profesor. Un día, asustado porque no ha cumplido un castigo que el maestro le ha impuesto, decide hacer novillos con su amigo René. Inesperadamente, ve a su madre en compañía de otro hombre; la culpa y el miedo lo arrastran a una serie de mentiras y riñas que poco a poco van calando en su ánimo. Deseando dejar atrás todos sus problemas, sueña con conocer el mar y traza con René un plan para escaparse.

IMDBFilmaffinity.

François Truffaut nos describe magistralmente en Los 400 golpes (1959) una adolescencia perdida entre la escuela y la marginalidad a través de la mirada de Antoine Doinel, un joven que se debate entre el amor de la infancia hacia unos padres que no desearon su nacimiento y que no se atreven a afrontar sus problemas conyugales, y la rebeldía propia de la adolescencia ante el tedio insufrible del colegio y su disciplina. Pero Antoine sueña con el mar, y cuando parece que su vida se pierde entre los golpes incontables que recibe por parte de todos entre las oscuras calles de París y el reformatorio, decidirá fugarse para escapar de la espiral de culpabilidad y temor en la que se ve envuelto.


(El siguiente texto ha sido extraído de http://www.filmaffinity.com/es/user/rating/178257/258365.html)

Primer largo de Truffaut, inspirado en referencias autobiográficas. El guión es de Truffaut y de Marcel Moussy. Se rueda en París, entre el 10-XI-1958 y el 5-I-1959. Gana 2 premios de Cannes (director y OCIC) y es nominado a 2 Oscar (film lengua no inglesa y guión). Dedicado a André Bazin, editor de Cahiers du Cinèma y producido por Truffaut, se estrena el 4-V-1959 (Festival de Cannes).

La acción principal tiene lugar en París en 1957/58. Es la primera entrega de cinco sobre la vida de Antoine Doinel, de 12 años, hijo de una pareja disfuncional, con problemas conyugales de estabilidad y fidelidad. Antoine se encuentra en la difícil etapa de la adolescencia y necesita cariño y apoyo. Le gusta la libertad, la independencia, el cine, las marionetas y la lectura. No le gusta ni el colegio ni la gimnasia.

La película extiende una mirada sensible y tierna sobre la adolescencia y sus problemas. Adopta los postulados de la “nouvelle vague”, como el realismo, la sencillez y sobriedad narrativa, el humor sutil, la renuncia a la artificiosidad y al efectismo, la objetividad del relato y un grato tono artesanal. Truffaut, Godard, Rohmer, Resnais, Chabrol, Rivette y otros miembros del movimiento, aportan al cine francés un fuerte impulso, nuevos bríos e ideas renovadoras. El personaje principal está definido con acierto. Sus relaciones con los padres, maestros, condiscípulos y amigos, complejas y diversas, son objeto de un cuidadoso análisis, más recio y profundo de lo que parece. Hay que prestar atención a las indicaciones que el realizador asocia a pequeños detalles, gestos en apariencia poco trascendentes y reacciones contenidas. Las imágenes de Truffaut son portadoras de una rica y densa información, que reclama la atención del espectador. Apasionado de la cultura, Truffaut rinde homenaje al cine (París nos pertenece, Rivette; Cero en conducta, Jean Vigo;Ciudadano Kane, Welles) y a la literatura (Balzac). Analiza instituciones sociales tan importantes como la familia, la escuela, los servicios sociales para menores, etc.

La música, del cantautor Jean Constantin, se presenta en fragmentos breves. Se basa en un motivo central melancólico y en variaciones del mismo. Destacan los temas Prólogo, École buissonnière, Trinité et Finale, Balzac et gymnastique y otros. La fotografía, de Henri Decaë, se rueda en los lugares de la acción y ofrece un eficaz y acertado trabajo de cámara, con planos picados, reflejos en cristales, giros, imágenes congeladas, “travellings” y filmaciones máquina en mano.

Película de notable valor documental. Trata temas todavía de actualidad y mantiene su capacidad de fascinación. Imprescindible para cinéfilos.