Título en España:  Lluvia
Título original: Baran
Año: 2001
Duración: 92 min.
País: Irán
Dirección: Majid Majidi
Guión: Majid Majidi
Música: Ahmad Pezhman
Fotografía: Mohammad Davudi
Dirección de producción y decorados: Behzad Kazzazi
Vestuario: Behzad Kazzazi y Malek Jahan Khazai
Montaje: Hassan Hassandoost
Intérpretes: Hossein Abedini, Zahra Bahrami, Mohammad Amir Naji, Hossein Mahjoub, Abbas Rahimi, Gholam Ali Bakhshi, Jafar Tawakoli, Yadollah Hedayati, Parviz Larijani, Mahmoud Behraznia, Pasha Barabadi, Kamal Parto
Sinopsis: Es la historia de refugiados afganos contada a través de los ojos de Lateef (Hossein Abedini), un iraní adolescente. Mientras él y otros iraníes pelean para llevar acabo un encuentro, los refugiados afganos pueden apenas sobrevivir, ya que ellos no pueden trabajar legalmente. Lateef, con un gran corazón pero un pícaro, trabaja como portero en una construcción, proporcionando té y comida a los trabajadores afganos que trabajan ilegalmente por un salario escaso. El jefe, un hombre amable pero frugal llamado Memar (Mohammad Amir Naji), le paga a Lateef una pequeña parte de sueldo semanal, y retiene el resto de su sueldo alegando que es por su propio bien. Cuando un trabajador afgano, Najaf, sufre una caída en la construcción, no puede decir a las autoridades dónde o cómo se ha herido, debido a su estado de trabajador ilegal. Este incidente amenaza los puestos de trabajo de todo el mundo.

IMDBFilmaffinity.

La película de producción iraní Lluvia (Baran, 2001), dirigida por Majid Majidi, nos traslada a Irán para contarnos la historia de unos refugiados afganos que huyen de su país debido a la guerra con Rusia y a la opresión del régimen talibán. La película narra la historia a través de los ojos de un joven iraní, Latif, que trabaja como “chico de los recados” en la misma construcción donde trabajan ilegalmente los refugiados afganos.


(El siguiente texto ha sido extraído de https://vanavision.com/2004/06/3-baran-lluvia-de-majid-majidi/)

Considerado uno de los más importantes exponentes del cine iraní –junto con Abbas Kiarostami, los hermanos Makhmalbaf y Jafar Panahi–, el realizador Majid Majidi, reconocido internacionalmente por sus interesantes Children of heaven / Niños del paraíso y El color del paraíso, vuelve a mostrarnos la cruda realidad de su país con una emotiva y sensible película que narra las vivencias de un joven que trabaja en la construcción junto con un grupo de afganos sin papeles. Su vida cambiará de rumbo cuando descubra que su nuevo compañero de trabajo, que ha ocupado su anterior puesto, es realmente una joven, de la cual se enamorará sin remedio.

Siguiendo fiel a su estilo –que comparte con el resto de directores de su país y por tanto, característico del cine iraní–, Baran narra una sencilla historia que va evolucionando desde la sutil crítica social –la explotación de la minoría afgana que trabaja de forma ilegal en condiciones laborales precarias– hasta el conmovedor amor imposible de los protagonistas. Insiste en un discurso basado en la sencillez narrativa y la sobriedad estética. En ese sentido, recuerda esta cinematografía al Neorrealismo italiano o la Nouvelle Vague, por ser fiel testimonio de la realidad –preocupación por los temas sociales–, la adopción de un estilo casi documental y el tratamiento de experiencias humanas y conflictos personales. Es un cine espontáneo, directo y de bajo presupuesto, alejado de todo elemento artificioso y convencional.

Baran desarrolla, no obstante, el tono anecdótico por encima de un análisis más o menos riguroso. El cambio que experimenta el protagonista, así como las peripecias del joven para coincidir con ella y ayudarla en todo momento (que proporcionan cierta comicidad) conforman el grueso del film, quedando en segundo plano el retrato de la sociedad iraní, referente al trato injusto que experimentan los inmigrantes y la pobreza en la que viven. Pero de hecho, aunque la realidad circundante sea sólo el marco social para la acción de la película, en un país como Irán, sometido a la censura de las autoridades religiosas, cualquier sugerida manifestación de injusticias es todo un acto de rebeldía e inconformismo.

Premiada en los festivales de Gijón y Montreal, la última producción de Majid Majidi que llega a nuestras pantallas –Baran se realizó en 2001 y ya ha rodado un documental sobre los campamentos de los refugiados afganos antes y después de la caída del régimen talibán– es un precioso film que mantiene el alto nivel de calidad del cine iraní.


Más información:
https://cineclubviena294.wordpress.com/2012/05/29/baran-iran-2001/