Título en España: Jaime
Año: 1999
Duración: 106 min.
País: Portugal
Director: António-Pedro Vasconcelos
Guión: Carlos Saboga
Fotografía: Edgar Moura
Música: Alain Jomy, Rui Veloso
Intérpretes: Saúl Fonseca, Fernanda Serrano, Joaquim Leitão, Guilherme Leme, Sandro Silva, Vítor Norte, Nicolau Breyner, Rogério Samora, Carla Maciel, Zita Duarte, Luísa Barbosa, Marisa Fonseca
Sinopsis: Jaime es un muchacho de 13 años que vive en Oporto con su madre, quien ha dejado a su padre, y el amante de ésta. El niño está haciendo todo lo posible para que sus padres arreglen sus problemas y vuelvan a estar juntos. Piensa que la separación fue causada por el robo de la motocicleta de su padre, lo que provocó que éste perdiera su trabajo. Por tanto, Jaime comienza a trabajar para conseguir dinero con la intención de comprar una nueva motocicleta.

IMDBFilmaffinity.

Jaime, dirigida por António-Pedro Vasconcelos en 1999, es una coproducción brasileña, portuguesa y luxemburguesa que nos sitúa en Oporto para contarnos la historia de Jaime, un niño de 13 años, que trata de arreglar los problemas de sus padres separados. Para ello, se pone a trabajar durante las noches con la intención de comprar una nueva motocicleta a su padre, pensando que la separación de sus padres fue motivada por el robo de la motocicleta de su padre, que provocó que éste perdiera su trabajo.


(El siguiente texto ha sido extraído de https://www.aceprensa.com/resenas-cine-series/jaime/)

Jaime fue una de las sorpresas más gratas del Festival de San Sebastián 1999, donde ganó un Premio Especial del Jurado. Se trata de una película extraordinaria, por su hondura humana, por su sencillez, porque se ven vividas las virtudes familiares con tanta inocencia y testarudez… y porque António-Pedro Vasconcelos dirige como si no dirigiera, y a los actores –muchos no profesionales– les hace decir toda su verdad y su amor…

Asumo unas palabras de Fernanda Serrano, que interpreta a la madre de Jaime: “Como Marta, mi gran amor es mi hijo. Puedo decir que Jaime es una historia de vida, de intenso amor, puro y hermoso. Las historias bonitas como esta son para ser oídas, sentidas y contadas”.

Por su parte, Saúl Fonseca, que da vida a Jaime, resume muy bien las motivaciones de su personaje al definirle como un chico “honesto y justo que quiere mucho a sus padres y que no quiere que estén separados”. Su perfil se completa con el de su amigo Ulisses (Sandro Silva); con él trabaja a escondidas para llevar dinero a casa, y no se dan cuenta de que son explotados. Y no van a la escuela creyendo que así son más libres, más útiles, y son explotados, por todos, hasta por su familia.

El inspector de trabajo, Coluna, que interpreta Nicolau Breyner, no logra convencer de estas razones ni a Jaime ni a Ulisses. Y el actor dice: “Jaime, un nombre como otro cualquiera, será para mí, desde ahora, el recuerdo de una experiencia muy grata, una película que espero que tenga entre el público una aceptación proporcional a la calidad y seriedad de su trabajo”.

Yo también lo deseo, por su verdad, por su perfección, porque es necesario oír y sentir lo que cuenta esta vigorosa aportación portuguesa al auge del cine social que se vive en Europa desde hace años.

Calificación: No recomendada para menores de trece años.