Título en España: El rey de los ladrones
Título original: König der Diebe
Año: 2004
Duración: 109 min.
País: República Checa
Director: Ivan Fíla
Guión: Ivan Fíla
Fotografía: Vladimir Smutny
Música: Michael Kocáb
Intérpretes: Lazar Ristovski, Iakov Kultiasov, Katharina Thalbach, Julia Khanverdieva, Birol Ünel, Oktay Özdemir, Paulus Manker, Axel Neumann
Sinopsis: Barbú y su hermana nacieron en una villa muy pobre de Ucrania y fueron vendidos a un artista de circo que prometió a su familia que tendrían un brillante futuro en Alemania. Esto resultó ser falso ya que Barbú terminó robando para una pandilla y Mimma, su hermana, fue vendida a un burdel. Con la intención de salvar a su hermana, Barbú roba a la banda que le obliga a delinquir, pero le descubren y le dan una buena paliza. Cuando todo parece ir de mal en peor, Barbú recibe una ayuda inesperada.

IMDBFilmaffinity.

El director checo Ivan Fíla dirige El rey de los ladrones (König der Diebe, 2004), que cuenta con una co-producción checa, alemana, eslovaca, austríaca, francesa y eslovena. La película narra la historia de dos niños de una villa pobre de Ucrania, Barbú y su hermana adoptiva Mimma, que son vendidos a un artista de circo por su padre. Sin embargo, en Berlín él acabará en una pandilla de ladrones dirigida por el artista de circo, mientras su hermana es vendida a un prostíbulo. Barbú intentará lo impensable para conseguir que ambos escapen de esta situación.


(El siguiente texto ha sido extraído y traducido de https://www.imdb.com/review/rw1401950/?ref_=tt_urv)

Koenig der Diebe (Rey de los ladrones) es una poderosa denuncia de la esclavitud infantil en el mercado alemán. Se trata de un tema duro, pero el guión, la dirección, la actuación, el diseño escénico y la producción de esta película brillante son tan increíblemente buenos que llama la atención.

La historia es contemporánea, y se inicia en una Ucrania donde el joven de 10 años Barbu (Iakov Kultiasov) y su hermana de 13 Mimma (Julia Khabverdieva) se encuentran organizando un sencillo circo en el polvoriento centro de su ciudad. Viviendo en la fantasía de la vida circense, conocen al desaliñado pero agradable Caruso (Lazar Ristovski) cuando llega a la ciudad lanzando dulces a los niños. Caruso es un expropietario de circo que ahora se dedica al tráfico de niños, y cuando ve al irresistible Barbu decide “comprárselo” a su padre. Barbu está encantado, pero insiste en que Mimma vaya con él para “unirse al gran circo” en Berlín. El padre consiente (aceptando el dinero por la compra de sus hijos) y los tres se encaminan a su nuevo destino. Barbu y Caruso enseguida conectan a pesar de la barrera lingüística –Caruso habla alemán y Barbu habla ruso, pero consiguen comunicarse hasta cierto punto. En la frontera entre Ucrania y Eslovakia, Caruso es detenido y los niños con los que viaja se dispersan (Caruso promete encontrarse con Barbu en Berlín y traer a Mimma con él). Barbu atraviesa el país y finalmente llega a Berlín, lleno de esperanzas y fantasía (“Yo soy Barbu, el Rey del Circo”), sólo para descubrir a través de su nuevo amigo, un niño albano llamado Marcel (Oktay Ozdemir), que “el circo” que lleva Caruso no tiene audiencia, sino que se trata de una “escuela” para enseñar a los niños cómo robar para mantenerle.

Caruso vive en una tienda de circo con una mujer rapada, Julie (Katharina Thalbach) que es adicta a las drogas que Caruso le administra para aliviarle su continuo dolor (descubrimos que su dolor procede de un accidente como trapecista cuando Caruso falló al cogerla y que resultó en una caída traumática). También en el “circo” hay dos matones que vigilan las actividades delictivas de los niños. El siempre optimista Barbu todavía cree que se convertirá en el rey del circo, pero termina horrorizado al descubrir gradualmente la realidad de la vida del robo, el crimen, y sobre todo que Mimma ha sido vendida como prostituta a un chulo cruel y repugnante, Kardinal (Paulus Manker). El descubrimiento empuja a Barbu a actuar como ladrón para afanar dinero y comprar a su hermana de vuelta, pero los obstáculos que encuentra en el camino ponen al descubierto cada vez más la brutalidad y crueldad de Caruso y su grupo. La manera en la que la película termina es mejor dejarla a descubrimiento del espectador, pero sin duda dejará una huella indeleble en la psique y el corazón de aquellos que tengan la suerte de ver esta obra de arte.

Ivan Fila, nacido en Praga, Czechoslovakia, es un talentoso guionista y director. A pesar de la historia desgarradora, el director nos permite ver todos los lados del negocio de la trata de niños, incluida la vinculación entre los niños y los sentimientos transitorios de poder y éxito a medida que aprenden el “nuevo negocio”. Los actores de este drama son absolutamente extraordinarios: pocos niños actores pueden igualar la interpretación de Iakov Kultiasov como Barbu, ¡y ésta es su primera experiencia como actor! La decoración del set de rodaje, la iluminación, el vestuario, la escena, la cinematografía y la banda sonora de Michel Kocab crean una atmósfera como nunca se haya filmado. Rey de los ladrones es una película maravillosa, pero la audiencia debería ser advertida de que tiene momentos de violencia que son difíciles de ver. Muy recomendable.


Más información:
https://phoenixcinema.wordpress.com/2007/09/27/king-of-thieves-2004/ (en inglés)

Calificación: No recomendada para menores de dieciocho años.