Título en España: Diarios de la calle
Título original: Freedom Writers
Año: 2007
Duración: 1118 min.
País: Estados Unidos – Alemania
Director: Richard LaGravenese
Guión: Richard LaGravenese basado en el libro “The Freedom Writers Diary: How a Teacher and 150 Teens Used Writing to Change Themselves and the World Around Them” de los Freedom Writers con Erin Gruwell
Fotografía: Jim Denault
Música: Mark Isham y Will.i.Am
Diseño de producción: Laurence Bennett
Dirección artística: Peter Borck
Decorados: Linda Lee Sutton
Vestuario: Cindy Evans
Montaje: David Moritz
Intérpretes: Hilary Swank, Patrick Dempsey, Scott Glenn, Imelda Staunton, April Lee Hernandez, Mario, Kristin Herrera, Jaclyn Ngan, Sergio Montalvo, Jason Finn, Deance Wyatt, Vanetta Smith, Gabriel Chavarria, Hunter Parrish, Antonio García
Sinopsis: Erin Gruwell es una joven profesora recién licenciada que empieza a dar clases de lengua en un instituto de Long Beach (California). Sus alumnos, que viven en barrios marginales, están marcados por la violencia de las bandas. Después de un mal comienzo, descubre cómo ganarse su respeto y confianza y cómo ayudarles a cambiar: les habla de Ana Frank y de otros adolescentes, menos afortunados que ellos, que vivieron grandes tragedias y escribieron sobre ellas.

IMDBFilmaffinity.

Película realizada en 2007 e inspirada en una historia real, la de la profesora de un instituto y en los diarios de un grupo de adolescentes «Los escritores de la libertad”. Erin Gruwell es una joven profesora recién licenciada que empieza a dar clases de lengua en un instituto de Long Beach (California). Sus alumnos son un grupo multiétnico de adolescentes de los más variados orígenes que viven en barrios marginales, han fracasado en el sistema educativo, sus vidas están marcadas por la pobreza, abusos sexuales, drogas, exclusión. Un contexto caracterizado por la violencia de las bandas y donde los estudiantes, enfrentados en la calle, tienen que convivir en una misma aula. Erin es el claro reflejo de una auténtica educadora que cree en el potencial de sus estudiantes, escuchándoles y descubriendo que a través de la escritura podrán expresar todas sus vidas. La lectura y la escritura de sus propios diarios les proporcionará puentes de unión de los unos con los otros, les permitirá ir superando su situación personal y familiar y conseguir, con su tesón y constancia, lo que se propone. Esta película constituye una impresionante muestra de resiliencia en el ámbito educativo.


(El siguiente texto ha sido extraído de http://www.filmaffinity.com/es/user/rating/407348/662011.html)

¡Cuán poco ha aprendido la humanidad en tantísimos siglos de existencia! Pasan los años… las décadas… los siglos… y el llamado progreso no ha sido otra cosa que hacer algunas labores en menor tiempo y con mayor eficacia. Pero lo esencial en nuestra vida: la paz y la felicidad, las alejamos cada día con nuestro afán de competencia, las divisiones de todo tipo y con la incapacidad de ver al otro como lo que realmente es: un hermano.

La película de Richard LaGravenese, aunque tiene una estructura argumental que nos trae a flote el, a veces, inevitable grito de ¡déjà vu!, tiene el mérito invaluable de contar una historia verdadera que reviste un inmenso interés cuando da cuenta del gran logro de integración y confraternidad que puede lograrse cuando hay vocación, compromiso y amor incondicional.

Erin Gruwell, es una mujer casada y sin hijos, que ingresa como profesora de inglés en la preparatoria Woodrow Wilson de Los Ángeles, California. El ambiente allí está caldeado. Los años 90 han significado violencia entre pandillas y choques raciales de los blancos contra los negros, latinos, y asiáticos. Las muertes, heridas graves y/o violaciones a los derechos de los demás, son noticia de cada día.

Cuando la profesora Gruwell ingresa al aula 203 de aquella preparatoria, pareciera haber cruzado las puertas del infierno: entre los jóvenes hay rivalidad, intolerancia, irrespeto, agresividad. Son seres excluidos del afecto y de las oportunidades. Nadie cree en ellos y nadie espera que un día puedan llegar a valer como seres humanos. Muchos de ellos están en pandillas, delinquen y han sentido las balas entrar en sus cuerpos. Han visto morir a sus parientes, a sus amigos y a sus vecinos, y entonces sienten que la vida no es más que luchar para defender su territorio, aunque luego se pudran en el más triste de los olvidos.

Los chicos sienten, porque lo han experimentado, que la justicia no significa que los malos vayan a la cárcel, sólo significa que alguien tiene que pagar por un crimen, y los que detentan el poder, procuran que, ese alguien, pertenezca a las minorías.

Contra todo, la profesora Gruwell quiere demostrarles que hay alguien que sí cree en ellos. Y su lucha trazará un bello sendero que nos demuestra fehacientemente que siempre se está a tiempo de volver a la luz.

Vale la pena indagar sobre Los Escritores de la Libertad. Han dejado huella y han dado otro paso hacia la meta definitiva: la unión de todos los hombres.

LaGravanese, acreditado guionista de títulos como El Rey Pescador, Los puentes de Madison y Beloved, entre otras, tiene aquí su cuarto trabajo como realizador, y nos deja bastante satisfechos con el resultado, porque consigue sensibilizarnos trayendo de nuevo a la luz un hermoso compromiso que muy pocos profesores asumen y el cual brinda siempre las mayores satisfacciones que podemos alcanzar como seres humanos.


Más información:
http://www.cinecine.es/2010/05/diarios-de-la-calle-2007-richard.html
http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/temasdiariosdelacalle.htm