Martes, Octubre 17, 2017

Los colores de la montaña

loscoloresdelamontanaTítulo en España: Los colores de la montaña
Título original: Los colores de la montaña
Año: 2010
Duración: 93 min.
País: Colombia-Panamá
Dirección y Guión: Carlos César Arbeláez
Fotografía: Óscar Jiménez
Música: Camilo Montilla y Oriol Caro
Dirección artística: Gonzalo Martínez
Decorados: Samuel Pérez
Vestuario: Mabel Amaya
Montaje: Andrés Durán
Intérpretes: Hernán Mauricio Ocampo, Luis Nolberto Sánchez, Genaro Alfonso Aristizábal, Hernán Méndez, Carmen Torres, Natalia Cuéllar, Antonio Galeano, Ángela Patricia Ángel, Félix Jaramillo, Dora Patricia Méndez, Elizabeth Aristizábal
Sinopsis: Manuel, un niño de nueve años, juega al fútbol todos los días en el campo con una vieja pelota y sueña con llegar a ser un gran guardameta. Su alegría es enorme cuando Ernesto, su padre, le regala un balón nuevo; pero, desgraciadamente, un accidente inesperado hace que el balón caiga en un campo minado. A pesar del peligro que supone, Manuel, que no está dispuesto a renunciar a su balón, convence a sus dos mejores amigos, Julián y Poca Luz, para que le ayuden a recuperarlo. En medio de las aventuras y los juegos infantiles, los signos de un conflicto armado empiezan a perturbar la vida de los habitantes de La Pradera.

IMDBFilmaffinity.

Película colombiana de 2010 dirigida por Carlos Arbeláez, cuenta la pequeña historia de Manuel y sus amigos de escuela. Tienen una pelota con la que juegan al fútbol todos los días en el campo. Pero un accidente inesperado hace que el balón caiga en un campo minado. A pesar del peligro, Manuel decide no abandonar su balón. Película que habla de la realidad de millones de colombianos que han sufrido un conflicto interno desde 1948, dando como resultado ser el segundo país en el mundo con mayor tasa de desplazamientos forzados.

(El siguiente texto ha sido extraído de http://www.labutaca.net/criticas/los-colores-de-la-montana-el-mural-del-miedo-y-de-la-violencia/)

Con Los colores de la montaña, Carlos César Arbeláez consigue una película minoritaria pero muy interesante y necesaria, con sentido humanista y una mirada no fatalista y sí esperanzada que pasa por la escuela.

La cámara de Carlos César Arbeláez se acerca a la Colombia de la guerrilla a través de la inocente mirada de un niño, Manuel, que descubre que “los caminos de la vida son difíciles y no como los había imaginado”, como dice la canción con que se cierra Los colores de la montaña. Es la historia de un mural humano dibujado en tonos negros, a pesar de los esfuerzos del director por alcanzar la paz para esas personas de buen corazón. En la escuela rural, su valiente maestra trata de enseñar a Manuel, a Julián, a Poca Luz y al resto de niños a pintar con colores verdes y amarillos una sociedad luminosa. Pero desde el bosque llegan disparos de muerte y amenazas de miedo, minas que les impiden jugar o soñar con la felicidad y que les obligan a abandonar su tierra.

El panorama que se nos ofrece es duro y desolador por reflejar una situación de violencia y desesperanza extrema, y por hacerlo desde la posición de gente sencilla y humilde que trata evitar la complicidad con las armas. Sin embargo, a pesar del tono realista y documental de la cinta, Arbeláez evita los excesos dramáticos y sentimentales –pese a escenas entrañables, como la del cumpleaños– que hubieran conmovido artificiosamente al espectador, no se deja llevar por las falsas esperanzas que debilitarían su clara voluntad denunciatoria y tampoco da su voz ni presta su imagen a los guerrilleros. Poca presencia de unas fuerzas paramilitares siempre sin rostro, aunque dejan su huella de sangre y el silencio en unos habitantes temerosos. Pero basta el miedo a que una nueva mina explote, o un plano de la pintada en el muro de la escuela, para retratarlos en toda su crueldad.

La inocencia lleva a los niños a preocuparse por ese balón perdido, o a reírse al ver cómo la lista de sus compañeros de clase va menguando. La maestra quiere transmitirles unos valores y lo plasma en un mural lleno de color y vida, para después llorar amargamente en un final anunciado por cielos cargados y disparos en la noche. No hay estridencias ni afectación en las interpretaciones, con apenas dos o tres actores profesionales y niños que aportan toda la frescura y autenticidad que la historia requiere. Lo importante de Los colores de la montaña es la verdad contada con pocos medios y de manera pacífica, sencilla y serena. Buena planificación y uso del fuera de campo, unas veces a partir de picados que dan dramatismo, otras de travellings de acompañamiento para no dejar solos a sus indefensos personajes, y otras con panorámicas que muestran la bondad de unos paisajes naturales –y humanos– que se llenan de odio.

Sin pretensiones comerciales ni maquillajes que falsifiquen la realidad, con el buen uso del sonido directo que recoge la naturaleza en toda su belleza y también la zozobra de sus pobladores, con el respeto hacia una jerga local que es necesaria para capturar la vida del lugar, Arbeláez consigue una película minoritaria pero muy interesante y necesaria, con sentido humanista y una mirada no fatalista y sí esperanzada que pasa por la escuela. Por eso, si el director le regala al pequeño Manuel un balón y unas pinturas en la película, al espectador le da un fresco de colores verdaderos y luminosos –aunque “los caminos de la vida sean difíciles”– y le ayuda a recuperar el balón de la paz y a no jugar con las minas.


Más información:
http://www.elespectadorimaginario.com/pages/abril-2011/criticas/los-colo...
http://peliculas.about.com/od/Drama/fr/Los-Colores-De-La-Montana.htm